Archivo de la etiqueta: estudio

Marcos conceptuales de comercio electrónico (PARTE III)

Adrian Sanchez Viveros

Este serie de tres entradas analiza el libro El Cisne Negro: El Impacto De Lo Altamente Improbable  por Nassim Nicholas Taleb.

Capítulo 16 – La estética de lo aleatorio

El Cisne Negro lll Las apariencias engañan? El León no es como lo pintan? – frases trilladas, antiguas que bien, de algún modo el autor comenta que la constante es siempre la constante. No hay absolutos; esto lo puedo percibir a lo largo de éste capítulo donde hace mención el autor que al final, las personas que salen airosas son quienes tienen la capacidad de deducir las consecuencias y el grado de importancia de las ideas – el auténtico valor de las mismas son visibles para éstas personas.

Capítulo 17 – Los locos de Locke o las curvas de campana en los lugares equívocos

Se desea estar más o menos en lo correcto, que perfectamente equivocado. El autor comenta perfectamente lo que debe realizar con la teoría – ésta se debe considerar como un medicamento, donde a veces no es requerida o necesaria, o es necesaria y fundamental para lograr el alivio deseado o en el peor de los casos, pudiera hasta ser letal. Las teorías se utilizan con moderación, con precaución y supervisadas por un SME.

Capítulo 18 – La incertidumbre del farsante

Creo firmemente que el ser humano no tenemos la facultad de predecir, si bien, con previos conocimientos, nos damos una idea de las consecuencias, pero debe quedarnos, como seres humanos, muy claro y con los pies en la tierra que nadie puede evitar que el sol salga al día siguiente, no puedo hacer nada si hay vida extraterrestre y nada puedo hacer ante la posibilidad que un Alíen se adueñe de mi cerebro.

Capítulo 19 – Mitad y mitad o como ser ecuánime con el Cisne Negro

El Cisne Negro lll b En un análisis de riesgos que elaboré recientemente para una empresa, comentamos lo importante que era conocer en gran medida éstos mismos – por supuesto que como SME, puedo indicar en mi reporte la probabilidad de ocurrencia Vs la jerarquización de la amenaza de tal modo que, se pueda tener una visibilidad clara de lo que con mayor probabilidad pudiera ocurrir en el Centro de Datos u Centro de Operaciones del cliente. Indica el autor que le preocupan menos los riesgos anunciados y sensacionales, más los maliciosos y ocultos. Se le tiene mayor temor a la diabetes que al terrorismo, por poner o citar un ejemplo. Y creo estar de acuerdo; su terminología me hizo recordar el programa televisivo 1000 formas de morir – donde la introducción del mismo indica que es un milagro que estemos vivos ante la gran cantidad de amenazas probables de ocurrencia – el autor refiere que el tiempo de olvido del hecho de estar con vida es muy poco, dado que es algo de extraordinaria buena suerte, un suceso remoto, una ocurrencia del azar de proporciones monumentales. Preocupemos nuestro tiempo más en los dólares que en los centavos.

Conclusiones – Mi perspectiva.

El Cisne Negro lll cConsidero que, como todos los libros y autores, narran y describen de acuerdo a experiencias vividas, investigaciones, ensayos, entre otras cosas; no es mi postura criticar al autor y su libro, solo retomar los puntos en los que estoy de acuerdo con el tema. Me gusta el enfoque que da al momento de explicar cómo los seres humanos no estamos listos para lo inesperado. En todo sentido, tiene razón – el Cisne Negro, inesperado, que sucede de muy de vez en cuando y que de alguna forma, trae cosas positivas o negativas, sin dejar de ser trascendente, es lo que al ser humano lo tiene poco o nulamente preparado para reaccionar – me queda muy claro con la explicación del autor, donde expone prácticamente lo sucedido de hace 13 años en las torres gemelas. Nadie estaba preparado para lo inesperado, inusual, desequilibrante para la cotidiana vida humana.

Basta recordar mis días en Sun Microsystems, donde en el área de Incident Management, nos percatamos de muchos eventos inesperados al momento de ocurrir la caída del sistema más importante para Radiomovil Dipsa – el modelo 15 K de prepago – y para variar, el Clúster no respondió como debía. El diagnóstico del Ingeniero de Servicio 15 discos dañados y por tanto, levantar el requerimiento inmediato de entrega en el tiempo más corto posible por lo delicado del tema, Radiomovil no podía facturar en su sistema de prepago. Mientras los discos eran solicitados, se intentaba ganar tiempo con el almacén en sitio, para ir reemplazando los discos dañados – mientras que el Ingeniero especialista en HW, ya estaba en camino. Se estimaba que en 45 minutos, tanto la cantidad de discos estuviera en sitio como el Ing. especialista también y así sucedió, tal y como se tenía previsto – al reemplazar todos los discos en una ventana de tiempo otorgada por el tiempo por la criticidad, en horas pico, se estimaba que el problema quedaría resuelto en 2 horas, en lo que los discos eran cambiados y hacían la sincronización completa. Por otro lado, los especialistas en el clúster, que no funcionó, también estaban ya trabajando en línea con soporte de 3er nivel para solucionar el tema. Todo iba de acuerdo al plan de acción trazado en unos minutos, que por experiencias previas, se sabía que se tenía que hacer – pero no se contaba con lo inesperado – 5 discos llegaron DOA (Death of arraving); esto significó que el problema, tardaría más de dos horas en solucionarse. Los 5 discos dañados de fábrica se tuvieron que pedir inclusive prestados de otros clientes, a tal grado que el problema fuera mitigado lo antes posible – la penalización que Dipsa preparaba para Sun, estaba siendo cocinada. Recuerdo en ese evento que si bien, el equipo fue restaurado, el clúster se reparó y de alguna manera, tras negociaciones ríspidas con el Cliente, se dejó claro que siempre la ocurrencia de eventos inesperados suceden y causan un impacto severo tanto en tiempo, dinero y esfuerzo. El diagnóstico Post-mortem que se elaboró debería incluir un plan de mitigación de lo que no funcionó para que ello no volviera a ocurrir. En el sistema que utilizamos para el registro de Incidentes, se quedó guardado en la Base de Datos para tener como referencia el problema y como se solucionó para posibles futuros eventos con otros Clientes. Sun tuvo que pagar una penalización por ello y a su vez, planear el tener un stock con la cantidad de discos similar a las que estaban en los equipos productivos. Así como también, realizar ejercicios programados en periodos más cortos, de simulación de caída de la 15 K, para revisar que el clúster funcionara adecuadamente.

El Cisne Negro lll d .jpgEl autor también hace referencia de las ocurrencias de éxito de Google y de YouTube como Cisnes Negros, así como la caída de la bolsa en los 80s, que si bien, en algunos casos fue negativo el efecto o en otros casos, fue positivo. Recuero también, cuando estuve en los últimos días de Sun, al leer esos párrafos que comentó el autor, cuando sucedió algo parecido en IBM al principio de los 90s, la especulación de mucha gente al ver como despedían personal, uno tras otro. Especialistas, Gerentes, Operadores, de cualquier nivel y rango organizacional, salían de Sun mientras se rumoraba la posible de compra de la compañía por la oferta lanzada por IBM. Los altos ejecutivos de Sun, hicieron una campaña de mitigación del miedo a ser despedido internamente en la compañía, se hicieron eventos de días completos, comida a más no poder, y en cada uno de ellos, la misma frase repetida en correos – no escuchar ni hacer caso de rumores, Sun se reinventará y no se venderá. La reestructura que está viviendo Sun permitirá seguir adelante imbatible – Oh tristeza – lo que en un momento dado decía que no sucedería; un domingo por la mañana, se recibe el email más desconcertante que he leído – Jonathan Schwartz da el anuncio de la venta de Sun a Oracle. Oh My God! Todo se esperaba, menos que Oracle, una empresa dedicada a vender SW, para BD y ERPs, entre al negocio de HW donde no se tiene la vasta experiencia del mercado como un HP o un IBM; en fin, nadie estaba preparado para la noticia después de que nos hicieron entender que Sun no se vendería, al menos hasta el viernes anterior del email enviado por el Ejecutivo.

En el transcurso de ese evento, recuerdo haber leído muchas noticias en Internet acerca de esos rumores, que si IBM, que si HP, en fin. Una serie de expertos en la materia, que como indica el autor, solo hacen referencia a lo ya sabido y sin esperarlo, la empresa fue adquirida por un especialista en SW.

Un punto del cual, me gustó como el autor lo expone, es el caso de aquellos alumnos que siempre tienen impecable su boleta de calificaciones – llena de 10, y en uno u otro caso, manchada por un 9. Lo peor aún, alumnos que en su momento, se jactaron de tener maravillosas calificaciones, al momento de entrar al mercado laboral, se dieron cuenta que no bastaba con la sola muestra de tener dieces inmaculados, les faltaba experiencia. Por tanto, compañeros que conocí como eruditos escolares, me los llegue a encontrar 2 o 3 años posteriores, dedicados completamente al Marketing telefónico, o como administrativo en una oficina de abogados, o como capturistas en una firma de Contadores Públicos; no me explique en cierto tiempo, como eso pudo ocurrir, al paso de los años comprendí que la combinación de elementos, entre una excelente posición académica, y una experiencia profesional casi simultánea al egresar de la universidad, serían de gran utilidad para no entrar en un campo competido, con grandes desventajas; mis excompañeros se parecieron al ejemplo del Pavo, mientras duraron en la escuela, cómodamente, engordando su ego con la boleta en 10, y que al llegar el momento, un rotundo “No te acepto por que no tienes la experiencia”, fue la guillotina que con el tiempo, redujo ese antiguo ego a saber que en el mundo empresarial, no es suficiente para lo real, para vivir las propias experiencias y resolver con toma de decisiones, las situaciones que se vayan presentando.

Ahora que el autor hizo referencia clara de que la experiencia, no es un sentido malo el tenerla, sino más bien, el problema de ello es basar la experiencia solo en lo que se vive, que es de gran utilidad, pero que debemos entender que el conocer y estar conscientes que estamos limitados al poco conocimiento que tenemos de lo impredecible, de lo inesperado, del Cisne Negro – de dejarnos llevar por intentar predecir el futuro por medio de lo que ya conocemos, descuidando el punto de lo que no conocemos y que, mientras menos suceda, más probabilidad es que cuando ello ocurra, será de grandes dimensiones, para bien o para mal.

El Cisne Negro lll eHoy en día, me ha tocado estar trabajando con especialistas en distintas ramas de la Tecnología, de hecho, en muchos casos, para el Plan de Recuperación de Desastres, se integran a distintos expertos en distintas tecnologías y participan en el programa elaborado para recuperar un ambiente tecnológico. En el 2010, recuerdo muy bien que hicimos una prueba de Continuidad de Negocio en conjunto con la Recuperación de Desastres, para uno de los clientes del sector de seguros. Previo a toda la prueba, se hicieron muchos preparativos – Gente que participaría, Logística de localidades, interconexión de sitios alternos al ambiente de Recuperación, script detallado de que harían los especialistas y en qué momento. Todo mi equipo especialista técnico para recuperar el ambiente, estaba preparado, las réplicas sincronizadas, los sitios alternos listos para interconectarse para el ambiente – iniciamos las actividades un Lunes a partir de las 21 horas, de acuerdo con los tiempos establecidos por el negocio (RTO|RPO) y que eran nuestro KPI, para demostrar que estábamos listos. Todo ocurrió de acuerdo al plan, y los usuarios iban Probando, de acuerdo a su script de Negocio, los sistemas recuperados. Todos, participando, los especialistas preparados en el War-room para recibir cualquier posible incidente que pudiera interrumpir el trabajo de la prueba – sin embargo, el miércoles a las 12 horas, después de ir trabajando con la recuperación, sin problemas, hubo un área de negocio que no podía continuar su operación por un horrible error de sistema – Licencia de aplicativo vencida –

Empezamos todos a poner un alto foco a esa resolución sin poder determinar que estaba ocurriendo, hasta el grado de hablar con especialistas de 3er nivel en USA, para determinar la causa, posiblemente por un problema de licencia de producto de los sistemas AS400. Finalmente el tiempo de prueba se agotó, los especialistas no encontraron la falla, un área de negocio no pudo completar su script de recuperación y por ende, de continuidad de negocio, lo que puso en riesgo alto, la calificación final que el usuario estipula para la prueba. Ese día, “panzamos” la prueba pero teníamos que identificar que sucedió, puesto que el cliente se encontraba molesto.

Primero, mi labor fue conseguir un especialista de 2º nivel, experto en AS400 para revisar el script de recuperación que el especialista actual estaba utilizando. En segundo término, tomamos el script, solicité el respaldo que se restaura en cada actividad de ése tipo y realizamos el mismo ejercicio con el especialista de 2 nivel, sin considerar a los Ingenieros expertos que participaron en la restauración del sistema – al siguiente día de recuperación del ambiente, el veredicto del Ingeniero que ejecuto el script fue – Adrián, el script es correcto, he seguido al pie de la letra las instrucciones y funciona adecuadamente – el problema que asumo, es que al final del script, el sistema de tener un IPL, lo que significa, que el sistema entra en un periodo de gracia de 70 días de uso del sistema operativo con licencia temporal – ese era el problema. Volvimos a ejecutar el script, por segunda ocasión y efectivamente, el respaldo no era el problema, la información estaba integra, los equipos perfectamente operando – el problema más bien, fue de ejecución – el Ingeniero en turno, no ejecutó correctamente las instrucciones del manual, omitiendo el paso final de dar IPL a los equipos y por ello, lo que ocurrió fue que el error de Licenciamiento apareció porque no estaba activa la licencia temporal. Adicionalmente, durante el proceso de encontrar que ocurrió, buscando en registros anteriores, me di cuenta que no fue un problema anterior y por ello, no estuvo registrado en las bitácoras de Lecciones aprendidas de los casos anteriores; fue algo inesperado, no contábamos con la omisión del Ingeniero, que provocó que la prueba de esa área de Negocio, comprometiera el resultado final del ejercicio. Se tuvo que repetir la prueba en 15 días posteriores, lo que provocó un desgaste fuerte en los Ingenieros participantes y que, finalmente, conseguí que el especialista de 2º nivel del AS400, pudiera restaurar para de algún modo “asegurar” que ahora, no nos ocurriera de nuevo – y que, previo a cualquier actividad, como tarea adicional, a los especialistas de AS400, tuvieron que realizar cada dos meses, la actividad de restauración y reportarme los resultados. Cosa que durante los 4 años posteriores de ejecución, ese error, estaba de alguna manera, superado y mitigado por las acciones previas tomadas. Sin embargo y como dice el autor, aun así, por muy tranquila que se pueda observar la situación, situación como la del Pavo, no podemos estar seguros de que nada ocurrirá en otro evento. ¿Tanto así, que un ejercicio de continuidad, de verdad, ocurrió un temblor que detuvo la actividad, por 2 horas – como mitigamos ello? Realmente no lo sabría hasta que ocurra.

Finalmente, mi ocupación actual, es seguir asesorando a empresas, acompañándoles en sus actividades de Resiliencia, llevando a cabo las pruebas que sean necesarias, pero me queda claro que, en una actividad real, las comunicaciones, las familias y seres queridos, el tiempo y otros factores, pueden ser situaciones que no tomemos en cuenta en un contrato, ni en las bitácoras de lecciones aprendidas y que al ocurrir, ello no esté cubierto y la alta decepción por parte del cliente al saber que no estuvo listo su plan de recuperación por eventos que no se tenían contemplados, ocurrirá de cierta forma. Pero que de algún modo, también es mi responsabilidad hacer comprender al Cliente que eso no lo sabremos, hasta que ocurra el Cisne Negro.

 

El Cisne Negro lll fAdrian Sanchez V holds the Informatics Degree with current Master of Managing e-Commerce in progress. Adrian is certified in the following specialties: ITIL, IT Specialist, ISO27001 LI and Business Continuity Professional, with more than 19 years of experience in the Information Technology industry. Adrian has worked for several Companies as Manager and Leader, such as Delivery Services, Assurance, Bank, Pharmaceutical and others sectors in the IT department and supporting complex projects.  Additionally, Adrian is working as Subject Matter Expert, building several solutions for customers, and Business Continuity and Disaster Recovery Consultant. Adrian’s goal is to keep all IT Services, using best practices, in a good shape of Work, Operations and Management, Providing and achieving all Business Targets and Objectives, aligned with the Mission and Company Values.

 

Marcos conceptuales de comercio electrónico (PARTE II)

Adrian Sanchez Viveros

Marcos conceptuales de comercio electrónico (PARTE I)

Este serie de tres entradas analiza el libro El Cisne Negro: El Impacto De Lo Altamente Improbable por Nassim Nicholas Taleb.

Capítulo 6 – La falacia narrativa

c1Creo que el autor, como comenta explícitamente, las narraciones pueden ser nocivas y sin un contexto claro, real de la situaciones que se están viviendo, pudiendo provocar en todo sentido, situaciones altamente nocivas que perjudican al ser humano. El problema de la casualidad exagerada no está en el periodista si no en el público.[i] Se preocupan los seres humanos más en los eventos menos susceptibles a ocurrir que por tanto, las narrativas de los periodistas falsos, mal intencionados, utilizan el juego de palabras para esconder o intentar describir el evento.

Capítulo 7 – Vivir en la antecámara de la esperanza

Parte de lo escrito para éste autor, me deja un agradable sabor de boca en algo que estoy completamente de acuerdo – para tener una vida feliz, plena, placentera, se deben extender los pequeños afectos a lo largo del tiempo de la forma más uniforme posible… mejor que una excelente noticia aislada y en medio de un periodo extenso de tiempo. Considerando también, lo contrario, lo perjudicial que es estar recibiendo en pequeñas cantidades, de forma constante, malos efectos a lo largo del tiempo.

El autor considera que se ha presentado el Cisne Negro como una rareza, el suceso importante que no se espera que ocurra. Pero pensemos lo contrario: el suceso inesperado que deseamos desesperadamente que ocurra.[ii]

Capítulo 8 – La suerte a toda prueba de Giacomo

Un punto que me llamó la atención del a reflexión del autor, es que todo lo que ocurre es mera suerte. Explica que la diferencia entre billonarios exitosos y fracasados, aplicando ambos los mismos principios, disciplinas, es la suerte. Por tanto, como seres humanos, desatendemos los riesgos que pudieran existir a nuestro alrededor, de tal manera que existe el fenómeno de riesgo no informado, donde el ser humano, sin pensar lo toma – ello puede provocar la extinción de la especie, como ha indicado la historia. [iii] Esto es, el fruto de la ceguera y la ignorancia ante la probabilidad.

Capítulo 9 – La falacia lúdica o la incertidumbre del estudioso obsesivo

c2Aquí es donde en éste capítulo parte de la explicación que da el autor, refiere a que los estudiosos en la escuela, como me tocó observar, donde existe una relación entre los conocimientos escolares y los sucesos cotidianos, se entromete y oscurece la claridad en la comprensión de lo que está ocurriendo en la vida real. El consejo que el autor determina es que al momento de enfrentarse con incertidumbre, lo mejor es estar con los pies en la tierra, centrados

Capítulo 10 – El escándalo de la predicción

En el desarrollo de éste capítulo, un punto clave que para mí es crucial en la explicación del mismo es que las personas son evaluadas entre lo que realmente saben y lo que creen saber. Es decir, que debemos evitar el predecir, ya que en mucho, pero en mucho, ocupamos nuestro tiempo en predecir lo que ocurrirá con algo, de acuerdo a experiencias vividas, o puntos que de alguna manera, existe un experto que las explique – o peor aún, creemos que sabemos del tema, pero la realidad es que ni en lo más mínimo, llegamos a conocer lo que se esté debatiendo. Por tanto, cosas que en realidad tienen movilidad de ocurrencia, no tienen expertos, a diferencia de cosas que la movilidad es nula, existen expertos que explican las causas y consecuencias, pero que en todo momento, omiten la gran probabilidad de ocurrencia. El autor comenta que no se puede planificar de verdad porque no entendemos el futuro – se pude planificar si se tuviera en cuenta estas limitaciones, solo se requieren agallas. Lo cual y de acuerdo con las actividades que hacemos, efectivamente si bien hay un plan por método, es impredecible saber lo que ocurrirá… al menos, ya estoy preparado con los previos o antecedentes para lo que más ocurrencia pueda suceder y lo que esté en mis mano, lo pueda resolver.

Capítulo 11 – Como buscar caca de pájaro

Para el ser humano, no hay mejor alternativa, como lo explica el autor, es investigar, investigar e investigar – si bien, existe la costumbre humana de referir algún tema que nos acecha, con el experto en la materia – si estoy enfermo voy con el Medico que está experimentado y versado en las enfermedades, éste mismo Medico, realiza consultas de problemáticas del motor de su auto al mecánico; finalmente el mecánico consulta al Medico por algún achaque encontrado. El ser humano se vuelve previsor – de todo lo conocido, se refiere a ello para basar el posible experto que hay en cada uno de nosotros. En mi caso, la especialización me ayuda a convertirme en un SME (Subject Matter Expert), lo cual indica que estoy especializado en el tema de Continuidad, pero que en mi perspectiva, nada está escrito, no hay verdad absoluta, en cualquier evento puede ocurrir un Cisne Negro, positivo o negativo. Lo único posible por hacer, es intentar mitigar la devastación del mismo.

Capítulo 12 – La epistemocracia, un sueño

De acuerdo y en relación al capítulo anterior, en gran medida, la capacidad de las personas es aprender del pasado y para muchos, inclusive fanfarrones, los hace creer en soluciones definitivas. Sin embargo, habrá la sensación de que la solución o información para resolver a partir de la experiencia, le hace falta algo y ello debido a que son distintas situaciones, experiencias, variantes que lo hace inesperado.

Capítulo 13 – Apeles el pintor, o que hacemos si no podemos predecir

c3Tal y como lo describe el autor: Si se lanza la idea de la predictibilidad completa, hay muchas cosas que hacer, siempre y cuando estemos consientes de las limitaciones que tenemos. Saber que no podemos predecir, no quiere decir que no utilicemos provechosamente de la impredecibilidad.[iv]

Capítulo 14 – De Mediocristán a Extremistán, ida y vuelta

Todo es relativo, nada absoluto – según mi entender al autor, considero que siempre habrá poca justicia – en el mundo siempre hay cosas mejores que otras, pero no todas triunfan – el autor expone el ejemplo entre el SO de Microsoft, y el de Apple, que si bien, el del segundo es mejor, el éxito del mediocre SO del primero, es más exitoso. Ahora bien, en todos los ejemplos citados, el ganador es el ganador. Del otro lado de la moneda, el perdedor siempre será el perdedor. Pero el ganador, puede perder en cualquier momento al llegar un nuevo ganador. Nadie se salva – me queda muy claro que, a lo largo de los años, observé como de la noche a la mañana, empresas exitosas fueron desbancadas y eliminadas del mapa, por éste principio que el autor utiliza.

Hoy por hoy entonces, si bien el autor reflexiona que existen hoy en día más y mejores herramientas que nos permiten estar, de algún modo si se puede decir, preparados ante lo inusual, no estamos ajenos a la ocurrencia de éste; entre más raro sea la situación. Menores conocimientos tenemos de la situación; por ende, tenemos menor conocimiento de la crisis que ocurrirá.

Capítulo 15 – La curva de campana, el gran fraude que hay

Dentro de éste capítulo, mi enseñanza más sobresaliente, independientemente de la cantidad de ejercicios que utiliza el autor para ejemplificar como las grandes desviaciones son computadas en la campana de Gauss, me llevo la siguiente expresión del autor que muy acertadamente comentó: Aunque las grandes desviaciones impredecibles son raras, no se puede ignorar como rarezas porque, acumulativamente su impacto es grande.[v]

Continuará . . .

 

[i] Referencia encontrada en la página 130

[ii] Referencia del párrafo 153

[iii] Referencia encontrada en la página 188

[iv] Referencia de la página 285

[v] Referencia encontrada en la P.325

Terremoto de Abril de 2014 en Chile. Vamos por buen camino. Lecciones aprendidas.

Hector Miguel Opazo Santis

Cuando se me acercó el Disaster Recovery Institute, DRI, a preguntarme sobre la posibilidad de escribir acerca del reciente terremoto del 1 de Abril de 2014 en Chile, no dude en ningún momento de que haría este artículo en los plazos solicitados. La respuesta fue inmediata, no solo en términos de compartir experiencias con la comunidad del DRI, sino porque detrás de este objetivo hay un convencimiento personal acerca de lo que ha estado pasando en mi país respecto al manejo de estas catástrofes, después del terremoto de febrero  de 2010.

Si quisiéramos establecer un comparativo entre ambos terremotos resulta muy difícil de hacer, magnitudes diferentes, zonas geográficas distintas, densidad poblacional inmensamente menor para el caso del terremoto de Abril de 2014, entre otros; sin embargo, resulta necesario trabajar con estos datos para entender básicamente que hay ciertos elementos propios de la Continuidad de Negocio que han influido positivamente en mitigar el impacto.

La siguiente figura refleja algunos números de dominio público que pueden ser discutidos, quizás no, pero que son un comparativo en términos de la información existente y otra estimada dado lo reciente del último desastre.

f1

Si quisiéramos centrarnos en los números, propiamente tal, podríamos establecer algunas conclusiones. Según expertos, el último terremoto de abril de 2014 fue casi 8 veces menor en cuento a la energía liberada y por ende, en la fuerza con que se movió la tierra respecto de 2010. El número de viviendas afectadas en el sismo de 2014, es 20 o 30 veces menor respecto de la experiencia sufrida el año 2010, o tal vez, decir que el tsunami del año 2010 fue muy superior al del 2014 en el tamaño de la ola que llega a las costas chilenas, por ende, capacidad destructiva. En fin, se pueden hacer comparaciones desde diferentes ángulos y con distintos fines, lo que sí es posible concluir, es que el terremoto de abril 2014 fue mucho menor de acuerdo a lo que reflejan todos los indicadores, al de febrero de 2010.

Sin embargo, lo que no debemos dejar de entender, es que este terremoto reciente, es importante en cuanto a magnitud e impacto en la región azotada. El sismo de abril 2014 tuvo una magnitud de 8.2 grados en escala de Richter, lo suficiente como para devastar cualquier región del mundo, ejemplos de comparación sobran, tales como:  Haití en el 2010, con 7.0 grados Richter y más de 200.000 muertos,  Pakistán el 2005 con 86.000 fallecidos y una intensidad de 7.6 grados Richter, el del año 2004 en Indonesia con más de 280.000 víctimas fatales y con una potencia de 8.9 grados Richter, y quizás el más comparable con el terremoto de Chile de febrero de 2010 con una magnitud de 8,8 grados Richter, además del tsunami generado. Estamos en presencia de un terremoto importante, eso sin lugar a dudas.

Ahora bien, independiente de todas las cifras expuestas en este artículo, lo que resulta interesante desde la mirada de la Continuidad de Negocio, es saber que acciones se tomaron en Chile desde el terremoto del año 2010 hasta ahora, y como estas acciones ayudaron profundamente a manejar de mejor manera la emergencia y con esto a el impacto, de caso contrario, se habría tenido que lamentar un escenario bastante peor, quizás no comparable con el terremoto del año 2010, pero sumamente superior al impacto que se conoce hasta el día de hoy.  Estas acciones apuntan precisamente en la dirección correcta en términos de Continuidad de Negocio y son el tema central de este escrito.

 

Lecciones aprendidas a partir del terremoto del año 2010

Con los datos anteriormente señalados, lo que es claro y una realidad empírica, es que hay un notorio avance en el manejo de muchas acciones que mitigaron el impacto del terremoto de abril de 2014 y que pueden ser ubicadas dentro de las 10 prácticas de Continuidad de Negocio del DRI.

1.- Medidas preventivas y control del riesgo

– Evacuación preventiva

El concepto de evacuación preventiva en Chile en el borde costero (lugares colindantes con las playas del país) existe desde hace bastante tiempo. Siempre ha existido una cultura histórica por parte de los habitantes de salir en caso de terremoto, pero sin indicaciones claras de cuándo y cómo hacerlo. En la práctica opera el instinto humano de supervivencia ante una situación de amenaza en vez de otra cosa.

A partir de las graves consecuencias que tuvo el terremoto de febrero de 2010 y el posterior tsunami que azotó las costas chilenas, siendo este último el evento que ocasionó más muertos, durante los años 2010 y el 2014 se implementaron varias mejoras que ayudaron en este sentido.

Se generó el concepto de auto evacuación en función de que si las personas “no logran sostenerse en pie, estando en el borde costero”, deben desalojar la zona. Tenemos que recordar que los tsunamis tardan tiempo en llegar a las costas después que ha sucedido un terremoto. Con esta indicación sencilla la población tiene un primer parámetro para evaluar.

Se reforzó la forma de cómo debe realizarse la evacuación: personas a pie, por cuáles vías se debe evacuar y hacia dónde dirigirse, los llamados “puntos de encuentro”. Todo esto reforzado con señalética instalada en playas del sector costero.

– Entrenamiento y sensibilización

Los programas de entrenamiento y sensibilización a la fecha del terremoto de 2010 no eran muy claros, tanto en términos del entrenamiento como divulgación. Lo real y concreto era la existencia de elementos puntuales que apoyaban esto, tales como: La academia de protección civil, la realización de algunos entrenamientos a colegios  y otras acciones, pero sin un programa formalmente creado. Esto evidentemente da muestras de no dimensionar a priori la importancia del entrenamiento o bien la falta de recursos disponible para hacerlo.

En estos últimos 4 años se avanzó en función de tener un programa real de entrenamiento, que ha sido denominado “Chile preparado”. Este programa contiene planificación formal en términos de ejercicios de simulacros en caso de tsunami, que se han venido realizando durante este último tiempo en el borde costero chileno, y que es de conocimiento público, con participación activa de mucha población, también se ha hecho distribución de material gráfico, videos de sensibilización que se utilizan en recintos de concurrencia masiva, tales como: cines, estadios, conciertos, además de capacitación en colegios, entre otros. Ha sido un avance importante respecto de la situación del terremoto del año 2010.

2.- Alertamiento

– Protocolos de manejo de alerta de la emergencia

Para el año 2010 existía un protocolo de manejo de la emergencia. Estaba publicado dentro de la oficialidad, pero dada la forma de cómo se ejecutó, es posible pensar en algunos vacíos respecto a su implementación, recursos y forma de proceder. En estas acciones lo que destaca es un proceso de toma de decisiones muy centralizado, lo que significa en la  práctica poca autonomía para las regiones en alertamiento preventivo, ya que ante la inexistencia de comunicación con el nivel central,  no fue posible decretar evacuación preventiva en las zonas de desastre.

A partir de la dura experiencia del terremoto de 2010, se rehízo el protocolo nuevamente, se establecieron medidas que permitieron dar autonomía a los Centros de  Alerta Regionales, para establecer evacuaciones preventivas para la población. Adicionalmente, se rediseñó la estructura del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional y  los Centros de Operación de Emergencia Regionales (COE Regionales), esto a la par de simulaciones que les permitieron a sus integrantes prepararse para enfrentar emergencias como la vivida en el terremoto reciente de abril de 2014. Todo lo anterior, acompañado de dotar a los COE, de espacios que no se encuentren en zona de inundación y que les permitan reunirse en cualquier momento para realizar evaluaciones y tomar el mando de la coordinación de la respuesta.

– Mecanismos de alertamiento

El manejo de las alertas en modalidad 24 x 7 solo estaba implementado en el Servicio Hidrográfico Oceanográfico de la Armada (SHOA) para el año 2010, sin embargo, el Servicio Sismológico Nacional (SSN), institución que debe entregar al SHOA los parámetros sísmicos que le permiten determinar el riesgo de ocurrencia de un Tsunami, no poseían un modelo 24 x 7 para manejar los sistemas de alerta; adicionalmente con una red sismológica preparada sólo para investigación científica, con la que no se podía obtener información en menos de 10 minutos.  Todo esto, agravado por la débil red de telecomunicaciones que existía en ese momento, lo que mantuvo a las autoridades y organismos técnicos incomunicados con las regiones afectadas por bastante tiempo, y llevó a que realizaran anuncios de ausencia de tsumani, mientras ya había arribo de las primeras olas en algunos sectores.

En estos últimos 4 años se ha avanzado. Hoy se cuenta con sistemas 24 x 7 de alertamiento en la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI), SHOA y el SSN, con sistemas de telecomunicaciones que funcionan en escala dependiendo de su disponibilidad en el momento de emergencia, y donde las tres instituciones se coordinan de acuerdo a protocolos claros que se han ido simulando permanentemente, donde están definidos mensajes precisos que no permiten la interpretación de quienes los reciben. Todo esto quedó demostrado con el poco tiempo que demoró ONEMI en establecer evacuación preventiva y posteriormente el SSN y el SHOA en publicar magnitud del sismo y alarma de tsunami.

3.- Respuesta

– Coordinación del Centro de Operaciones de Emergencia                              (COE)

Sin duda alguna que hubo un gran avance en relación al manejo de la emergencia por parte del gobierno central durante el terremoto del 2014 respecto del anterior. El funcionamiento del centro de operaciones y emergencia nacional (COE) para el año 2010 aparentemente no estaba muy claro, su constitución, roles y funcionamiento que se evidenció, generó la impresión de no tener una coordinación pre diseñada.

Los COE a nivel regional a pesar de estar establecidos no se constituyeron (o al menos no en las instancias formales), quedando aislados del nivel central. Pudo haber existido poca instrucción y entrenamiento al respecto, tanto en el COE nacional como en los regionales.

A partir de la experiencia del año 2010, se volvieron a definir los roles, se reformuló el decreto nacional que los convoca, así como los mecanismos de activación, escalamientos y lugares de convocatoria (el COE nacional tiene definido lugar primario y secundario). También se realizaron ejercicios a nivel del COE  nacional y regionales, así como la entrega de instructivos.

Todas estas mejoras quedaron de manifiesto respecto de cómo la autoridad procedió en este terremoto del 2014, cómo fue administrada la emergencia y cómo cada responsable estuvo en el rol correspondiente. Ha sido un buen avance el que se ha generado en esta materia.

– Estado de catástrofe

El estado de catástrofe, quizás el control más efectivo en temas de resguardo social, ha sido un tema controversial respecto a la oportunidad en cuanto ha sido decretado e implementado. En un concepto simple, el estado de catástrofe consiste básicamente en entregar el control a las fuerzas armadas y de orden en las zonas de desastre.

Durante el terremoto del año 2010, el estado de catástrofe fue declarado en forma efectiva después de 36 horas después de haberse producido el terremoto. Esto trajo como consecuencia una serie de saqueos en la región de Bío Bío, problemas de seguridad ciudadana, descontrol  e indefensión por parte de la población.

Aquí hay una gran lección aprendida. A pesar de las diferencias técnicas explicadas en la primera parte del presente artículo, el año 2014 este estado de catástrofe fue declarado solo a las 2 horas de haber sucedido el terremoto, situación que ayudó a controlar cualquier intento de vandalismo en la zona del norte del país.

– Manejo comunicacional de la emergencia

En todo lo referente con las comunicaciones y vocería durante el reciente terremoto de abril de 2014, se ha evidenciado importantes cambios.

Todos los comunicados hacia la prensa los ha encabezado quien por protocolo ha sido nombrado para aquello, en este caso, el ministro del interior, quién además preside el COE nacional. En su defecto, su remplazo natural en la vocería fue el director de la ONEMI. Siempre fueron ellos quienes llevaron las comunicaciones de carácter técnico.

En tanto,  el rol de la presidencia en materia comunicacional, ha sido generar tranquilidad en la población y entregar mensajes con información resumida. Todo esto producto de una estrategia diseñada por la Secretaría de Comunicaciones entre los años 2010 a 2014.

Para el terremoto del año 2010, esta vocería fue asumida en la práctica por la presidencia de la nación, poniendo de manifiesto alguna confusión en el manejo de los roles al interior de la emergencia.

Todas estas acciones descritas, que han sido tomadas a partir de la última experiencia traumática, como lo fue el terremoto de febrero de 2010, han repercutido de una u otra forma de manera positiva en el manejo de la emergencia ocurrida en abril de 2014, que además si se examinan en detalle, van muy alineadas con las 10 prácticas profesionales del DRI en gestión de Continuidad de Negocio. Se debe solo ubicarlas en las prácticas ya conocidas por todos.

 

El futuro cercano y posibilidades de mejora

Ahora quizás viene la etapa más difícil, que tiene que ver con la reconstrucción y vuelta a la normalidad. Esta es una parte del plan que ha sido poco desarrollado, pero que es tan o más importante como el manejo propio de la emergencia. Poner los acentos correctos con el fin de volver cuanto antes a una situación de normalidad es lo que cualquier organización desea. Sin embargo, los efectos de un terremoto de las magnitudes a las cuales nos hemos referido, siempre son cuantiosas y el proceso como tal suele ser demasiado largo, producto del colapso de muchas estructuras privadas y públicas, vidas, servicios y muchos otros.

Los desafíos en el futuro cercano son muchos y variados. A partir de esto se establecen algunas mejoras.

– Reforzar a la población sobre conceptos de evacuación, lugares habilitados, ejercicios permanentes y otros

Siempre será importante seguir trabajando en la prevención, entrenamiento y en la sensibilización. Hay zonas más al sur del país donde no se han tenido eventos de magnitud hace muchos años y donde se tiene que trabajar con mayor dedicación en esta línea. Se demostró que es altamente efectiva y bien coordinada y entrenada puede marcar diferencias importantes.

– Revisar estructura del COE dependiendo de la emergencia y flexibilidad

La estructura que se ha formado para el COE nacional es siempre la misma. Tenemos diferentes tipos de desastre y por ende distintos planes de recuperación. Los equipos de emergencia y operaciones deberían conformarse en función de la emergencia y no de manera tan estricta.

Acá existen muchas opciones de mejoras en términos de entrenamiento y funcionamiento de los actores del COE y los roles que ocupan.

– Continuar con medidas de alertamiento como la instalación de sismógrafos

Todo lo que sea inversión en controles preventivos y efectivos siempre es deseado. Para el caso de las costas chilenas es necesario seguir invirtiendo en sismógrafos y su instalación. Se debe tener una red más completa en función del riesgo permanente que tienen estas costas.

– Posibles albergues para funciones básicas. Proceso de recuperación de las funciones esenciales

Este es un tema muy importante para seguir desarrollando. ¿Qué pasa si la contingencia se alarga y requerimos mantener evacuada o en albergues a la población por tiempos más prolongados? Frente a lo anterior, se debe trabajar en generar una estructura que permita mantener a la población afectada por mucho tiempo en lugares temporales, antes de la recuperación al menos parcial.

– Instalaciones en zonas críticas

Aún existen en algunas zonas críticas instalaciones de organismos técnicos e instituciones públicas que pueden ser alcanzadas por los efectos de algún tsunami como resultado de un terremoto. Estos actores son parte del manejo de la emergencia y en algunos casos participan de los COE regionales (Intendencias, Hospitales, Aeropuertos, Instituciones de las Fuerzas Armadas y otros). Por lo tanto, debe existir un plan para sacar a todos los organismos técnicos y públicos que participen de las emergencias de las zonas potenciales afectadas.

– Regulación y estándares

Chile tiene altos estándares respecto a la construcción. Somos un país de constante actividad telúrica, lo que en la práctica implica seguir construyendo con estándares sísmicos. Se debe continuar avanzando en esa regulación, inspección e ir vislumbrando nuevas técnicas de construcción.

– Recuperación y restauración

Es quizás el mayor desafío que se tiene de ahora en adelante. Los acentos tienen que estar puestos en tomar acciones en el proceso de recuperación y restauración. Hay muy poco desarrollado y mucho por hacer. Hay que analizar experiencias internacionales para procesos de reconstrucción y generar marcos de trabajo para actuar con planes de restauración en el corto, mediano y largo plazo entre otras iniciativas.

 

Conclusiones

Chile es un país que ha estado, está y seguirá constantemente expuesto a tener terremotos y tsunamis. Muchos de ellos de gran magnitud. El terremoto más fuerte registrado en la historia de la humanidad ocurrió en Chile el año 1960. Esa amenaza siempre existirá y tenemos que convivir con ella.

La implementación de un Plan de Continuidad de Gobierno, es una urgencia, y Planes de Continuidad de Negocio son muy necesarios. Se está avanzando, vamos por buen camino, pero todavía es insuficiente, recién estamos viendo la punta del iceberg y nos queda mucho camino por recorrer. Estas últimas experiencias nos han puesto a prueba como país, pero también nos han entregado lecciones aprendidas. La inversión que se ha realizado durante estos años en planes de manejo de emergencia, controles y entrenamiento ha sido justificada por los resultados obtenidos. Es cierto que no es factible comparar el terremoto del año 2010 con el reciente de abril de 2014, sin embargo, muchas de las cosas que sucedieron el 2010 pudieron haberse mitigado o simplemente evitado con una mejor planificación de la administración del desastre.

El camino a seguir es claro, el problema es que no sabemos cuándo el siguiente terremoto nos volverá a golpear, en 1 mes, 1 año o en una década, por ende, nos queda recoger las experiencias de lo sucedido ahora, ajustar lo que haya que corregir y apretar el acelerador, hay muchas tareas por hacer y no podemos perder ni un solo minuto.

Héctor Miguel Opazo Santis, es ingeniero civil industrial en Chile, ingeniero en informática, con estudios de Magister Business Engineering, post títulos en evaluación de proyectos y gestión de sistemas de Información. Es certificado CBCP del DRI International. Con casi 20 años de experiencia en el mundo tecnológico a nivel de consultoría y desarrollo tecnológico aplicado. Ha sido consultor en Latinoamérica y Estados Unidos. Se ha desempeñado en cargos gerenciales en diferentes industrias, tales como: consultoría, banca, comercio entre otros. Se ha especializado en dirección de proyectos, negocios electrónicos, continuidad tecnológica y evaluación de proyectos de tecnología. Consultor asociado de Resilience Chile. Profesor titular de la cátedra de e-business en la universidad Andrés Bello donde evalúa proyectos de innovación tecnológica. Opazo puede ser contactado en hmopazo@resilchile.cl.

La seguridad sísmica de las construcciones en Latinoamérica

Eduardo Reinoso, Miguel Jaimes, y Marco A. Torres

Se presenta un estudio para conocer el grado en que las nuevas edificaciones cumplen con el reglamento de construcciones. Estos resultados, obtenidos para el caso de la ciudad de México, muestran que a pesar de contar con un reglamento de construcciones moderno y confiable existen evidencias que indican que algunas edificaciones construidas recientemente podrían tener un riesgo inaceptable al no cumplirlo, esto es, que probablemente tendrán grandes pérdidas económicas durante eventos futuros, interrumpiendo la continuidad del negocio (sector privado) o de operaciones (sector público) y, lo peor, podrían causar víctimas. Este fenómeno se observa en varias ciudades del mundo y es ocasionado en parte por las enormes presiones económicas para construir más rápido y más barato, en donde la calidad de la construcción se está sacrificando.

Los desastres sísmicos recientes han demostrado que, a pesar de que en términos relativos las víctimas humanas durante sismos estadísticamente han disminuido en el mundo, aún nos encontramos lejos de haber solucionado este problema, además de que no se han alcanzado avances sustanciales para reducir las pérdidas económicas que se han incrementado enormemente.

Reinoso 1

La reglamentación de construcciones que la autoridad expide es fundamental, y tiene por objetivo garantizar un adecuado comportamiento de las mismas para evitar, en el caso de sismos, pérdidas económicas elevadas y, sobre todo, pérdida de vidas humanas. Esta reglamentación toma en cuenta las experiencias y conocimientos arrojados por eventos sísmicos recientes ocurridos en cada país y en el mundo, así como los estudios e investigaciones que de estos se realicen. Este es el caso del Reglamento de Construcciones para el Distrito Federal (RCDF) y sus normas técnicas en la ciudad de México y de las principales ciudades en Latinoamérica.

Como ocurre en otras grandes ciudades en Latinoamérica, en los últimos años en la ciudad de México, se han construido un gran número de edificios con una gran diversidad de materiales, dimensiones en planta y altura, materiales y criterios que deberían cumplir con el reglamento de construcciones local de la zona. Sin embargo, existe una opinión generalizada entre expertos de que a pesar de haber excelentes despachos de ingeniería y arquitectura, e inversionistas y desarrolladores de negocios serios y con visiones de largo plazo, algunas de las nuevas edificaciones aparentemente no cumplen el Reglamento de Construcciones y, por tanto, pueden tener deficiencias estructurales que ponen en riesgo la continuidad de actividades cotidianas así como la posible seguridad de sus ocupantes por lo que medidas de mitigación deben ser tomadas. Para tener bases más firmes que permitan tomar decisiones se han hecho varios estudios, patrocinados por el gobierno de la ciudad para conocer el grado en que las nuevas edificaciones cumplen con la reglamentación vigente.

Creación de base de datos de las construcciones para este estudio

Se hizo una revisión del comportamiento sísmico de edificios de más de cuatro niveles construidos en la ciudad de México a partir del 2004 de una base de datos creada con el catastro de la ciudad, complementada con otras bases de datos y verificada por numerosas visitas a los edificios. El universo a estudiar consistió en 13,428 edificaciones localizadas en zonas donde se han observado los mayores daños estructurales en sismos pasados (sismos de 1957, 1979 y 1985), que cumplían con las condiciones mencionadas. De esta población se seleccionaron al azar 150 edificios a los que hicimos inspecciones de banqueta para recabar información adicional de sus características sismorresistentes. En la Foto 1 se muestra con puntos pequeños los 150 edificios seleccionados (con puntos grandes se muestran 20 edificios que además fueron estudiados con más detalle como se mostrará más adelante). De estas 150 inspecciones se muestran las estadísticas de algunos defectos constructivos (véase Figura 1) que de manera alarmante se repiten con frecuencia y señalan la tendencia de construir edificios con plantas bajas débiles (estacionamientos y comercios), muy pegados entre sí (golpeteo), con columnas cortas y con configuraciones irregulares en planta.

Reinoso f1

Revisión de memorias de cálculo y planos estructurales

De los edificios visitados se escogieron veinte también al azar para estudiarlos con más detalle. Para ello, se solicitaron sus respectivas memorias de cálculo y planos a la dependencia gubernamental encargada de contar con esta información. Del análisis y estudio de estas memorias y planos se concluye, primero, que 20% de las memorias y 15% de los planos de los edificios construidos a partir del 2004 no es posible ni siquiera consultarlos porque no existen. De las memorias y planos que sí se pudieron analizar:

  1. Una cuarta parte contiene una descripción aceptable de la estructuración del edificio
  2. Una cuarta parte contiene una estimación detallada de las cargas
  3. En una cuarta parte se identifica con claridad al Director Responsable de Obra (DRO) y al corresponsable estructural
  4. En una cuarta parte se determina las fuerzas para diseño sísmico
  5. En casi la mitad no se especifican los parámetros del espectro de diseño
  6. Ni siquiera en uno de cada diez se indican las deformaciones estimadas ante sismos
  7. En ninguna se presenta con claridad la modelación sísmica ni el método de análisis
  8. Solo en una cuarta parte la información contenida en los planos coincide con lo presentado en las memorias de cálculo, y en pocos casos esta información coincide con lo que realmente se construyó. Esto ocurre a pesar de que el Reglamento obliga al DRO a entregar la información completa una vez concluida la obra 

Reinoso f2

Estos problemas se han incrementado en los años recientes debido a que para simplificar trámites y disminuir costos y corrupción, basta con entregar a las autoridades una manifestación de construcción, y ya no se requieren permisos. Pero desgraciadamente esto ha relajado enormemente el rigor en el análisis, diseño y construcción de obras, y ha golpeado a la calidad de la construcción.

Cotejo de planos y memoria de cálculo con lo construido

En esta parte del estudio se comparó la información proporcionada por la dependencia gubernamental, con la que se había obtenido la licencia, con el edificio tal como quedó construido. Además se solicitó por escrito a los DRO copia de los planos y memorias de cálculo estructural con los diseños finales utilizados en la construcción de los edificios para compararlos con los planos proporcionados por la dependencia gubernamental. En la Figura 2 se muestra las respuestas que se obtuvieron a las solicitudes de información: de los veinte edificios seleccionados únicamente fue posible obtener información en ocho casos. Al comparar la información proporcionada por las delegaciones con la obtenida a través de los DRO se observa que en el 62% de los casos la información era igual. Las principales diferencias encontradas consistían en mayor detalle de la información y cambio de algunas secciones estructurales.

 Por otro lado, se examinó si la resistencia del concreto y el detallado del acero de refuerzo cumplen con lo establecido en los planos; para esto se realizaron extracciones de corazones de concreto y escaneos del acero de refuerzo. Para la realización de las pruebas se enviaron solicitudes de inspección a cada uno de los dueños y administradores de los veinte edificios con el objeto de realizar inspecciones internas y analizarlos con más detalle; desgraciadamente, solo siete de veinte dieron respuesta y aceptaron la inspección. Esto lo hemos interpretado como una muestra del poco interés y participación que la población tiene en la evaluación y cuantificación del riesgo sísmico a pesar de estar directamente afectados.

Cálculos aproximados de los edificios inspeccionados

Para contar con más elementos de evaluación de los inmuebles seleccionados, se contrató a un ingeniero para que con las prácticas usuales hiciera una revisión de los estados límite de las veinte estructuras escogidas. En la Figura 3 se presentan los resultados de evaluar los estados límite de servicio y último para los edificios estudiados. Los resultados de los estados límite de servicio indican que el 53% de los edificios estudiados lo cumplen, mientras que para el estado último sólo el 48% de los edificios los satisfacen. Los edificios que no cumplen con el estado límite de servicio podrían tener un inadecuado comportamiento ante sismos de baja intensidad. En las visitas internas se encontraron algunos defectos como grietas en acabados y elementos estructurales lo cual podría agravar el comportamiento de estos elementos. Por otro lado, casi dos terceras partes de los edificios analizados superan el estado límite último, lo que teóricamente pone en riesgo su integridad ante un evento sísmico intenso. Estos resultados no son concluyentes pues están basados en información preliminar de “planos de licencia” y mucho menos pretenden señalar deficiencias de las estructuras analizadas que fueron escogidas al azar, pero nos dan una idea de la calidad de las construcciones de años recientes que están en los límites de seguridad. Para tomar medidas de mitigación se deberían hacer revisiones más detalladas o al menos consultar las memorias y planos definitivos que desgraciadamente no están en manos de la autoridad.

Reinoso f3

Conclusión

El hecho de que en una muestra aparentemente pequeña se hayan detectado irregularidades no parece ser sesgado o casual, y refleja la realidad de este tipo de construcciones en la práctica profesional. Si bien no fue el objetivo de este estudio, no existe ninguna evidencia que indique que el Reglamento de Construcciones de la ciudad requiera cambios ni revisiones significativas, y más bien los problemas que hoy se observan en la ciudad se deben a la forma en que este reglamento se interpreta y aplica por parte de los profesionales del ramo, lo que también se está observando en otras partes del mundo.

En la ciudad de México recientemente se empieza a contar con mecanismos oficiales de revisión estructural, que dentro de su tarea estará la de regular y vigilar a todos los involucrados en la construcción, aunque esto no se puede aplicar a todas las estructuras, solo a las más importantes. Por otro lado, los colegios de profesionistas y las sociedades técnicas deben contribuir a mejorar esta situación de manera paralela e independiente a los gobiernos, simplemente haciéndole saber a la sociedad y tomadores de decisiones que existen arquitectos e ingenieros más capaces y éticos que otros.  De esta elección dependerá el comportamiento y la seguridad de las estructuras ante sismos futuros.

Los resultados de estos estudios nos muestran que existen evidencias de que algunas estructuras construidas recientemente podrían tener un riesgo inaceptable que llevarían a la interrupción de negocios o de operaciones e incluso la pérdida de vidas. Esto se debe en gran medida a la impunidad, al no verificarse de ninguna manera que el reglamento se cumpla; peor aún, si no existe verificación, mucho menos castigo por incumplimientos. De esta manera, la seguridad estructural recae únicamente en la ética profesional de los involucrados, lo que no es transparente para los planificadores de negocios y usuarios finales de las estructuras. Es por esto que los administradores de riesgo deben conocer el grado de riesgo estructural para todos los edificios existentes e implementar planes de mitigación y de contingencia ante las posibles pérdidas y la interrupción del negocio.

Finalmente, un aspecto fundamental: el rol de los arquitectos e ingenieros. Existe un fenómeno mundial del cual ni México ni ningún país latinoamericano son ajenos, en el que arquitectos e ingenieros trabajan cada quien por su lado, los primeros con propuestas novedosas y audaces, inspiradas por la estética y funcionalidad, tímidamente acotadas por restricciones ambientales y económicas, pero solo en algunos casos acotadas por la seguridad sísmica; peor aún, el hecho de proveer seguridad sísmica a sus creaciones es juzgado por muchos arquitectos como un atentado inaceptable a la estética y funcionalidad. Los segundos, los ingenieros, hemos logrado especializarnos en un área muy compleja, con conceptos difíciles de entender y más difíciles de explicar, pero empleamos un lenguaje que solo permite la comunicación entre nosotros mismos: que no hayamos la manera, dicen, de explicar que tal edificio puede dañarse o caer por este o aquel detalle. No hay, en resumen, una comunicación sana entre ambos profesionistas y el distanciamiento es cada vez mayor, y por supuesto los usuarios finales no conocen esta problemática.

Tan solo una o dos generaciones anteriores el ingeniero y el arquitecto eran la misma persona, y las obras se pensaban, analizaban, diseñaban y construían considerando simultáneamente estética, funcionalidad y seguridad. El resultado del “divorcio” actual es, a pesar de todos los avances en todos los campos, la existencia de obras esplendorosamente hermosas y funcionales, pero con riesgos sísmicos inaceptables, que probablemente tendrán grandes pérdidas económicas, interrumpiendo ciclos de negocios durante eventos futuros y, lo peor, podrían causar víctimas. Afortunadamente existen ingenieros y arquitectos ejemplares que trabajan en equipo y que crean obras así, ejemplares; pero no son la mayoría. Todas las obras, importantes y no, deben cumplir con los mejores estándares estéticos, funcionales, económicos y de seguridad que el usuario final asume sin preguntar.

Desde 1985, Eduardo Reinoso ha desarrollado investigaciones y productos para conocer y mitigar el riesgo sísmico. Recientemente ha extendido estas investigaciones a otras amenazas naturales como tsunami, huracán, inundación, erupción volcánica, granizo, entre otros. ERN es una empresa dedicada a ofrecer productos y servicios para la estimación de los riesgos naturales y poder así tomar medidas tanto financieras cómo físicas para protegerse y mitigarlos. Comuníquese con él en direccion@ern.com.mx.

 Miguel Jaimes ha realizado proyectos para el sector asegurador y del gobierno, los cuales consisten desde la estimación de pérdidas por sismo en edificios, en la red de agua potable y alcantarillado, en caminos y carreteras hasta del número esperado de víctimas a nivel ciudad y país. Además, ha colaborado en el desarrollo de proyectos como es el caso del R-FONDEN que permite la estimación probabilista de riesgos en la infraestructura, el primero para el fondo de desastres naturales en México para el gobierno federal. Comuníquese con él en mjaimest@ii.unam.mx.

 Marco A. Torres es ingeniero civil con especialidad en estructuras por la UNAM. Cuenta con alrededor de 30 publicaciones en congresos y revistas técnicas sobre temas de confiabilidad y análisis de riesgo. Actualmente labora en proyectos de evaluación de riesgos ante amenazas naturales. Comuníquese con él en mtorresp@ii.unam.mx.